Edukira salto egin | Salto egin nabigazioara

Tresna pertsonalak

Eibarko peoria, San Blasa baino hobia
Hemen zaude: Hasiera / Blogak / Amatiño / Los Aguirre de Eibar

Los Aguirre de Eibar

amat 2006/06/26 10:50

Tres siglos de medicina (1860-2006)

Vicente Aguirre Guisasola (1832-1907), Ciriaco Aguirre Alberdi (1872-1933), Vicente Aguirre Guisasola (1904-1954), Ciriaco Aguirre Errasti (1937 - ), José Miguel Aguirre Errasti (1945 -) e Iciar Aguirre Oloriz (1975 - ) son los protagonistas que Antxon Narbaiza recoge en el libro Los Aguirre de Eibar

Cinco de los seis citados responden a la vocación médica y el sexto fue ingeniero. Todos ellos “gente de carrera”, como se decía entonces, lo cual ofrece ya de partida idea de la solera de esta familia eibarresa. El acceso a la universidad está hoy socializado pero hasta mediados del siglo XX eran contados los jóvenes que llegaban a los estudios universitarios. No era sólo cuestión de dinero, era también fruto de una actitud ilustrada ante la vida y los Aguirre de Eibar han dado pruebas de ello.

Antxon Narbaiza no se conforma con aportar datos de sus biografiados, sino que aprovecha el camino para ofrecernos situaciones y circunstancias que ayudan a comprender mejor la sociedad eibarresa de cada momento.

Aires de Arrate y baños de Errotape

La biografía del primero de la saga, Vicente Aguirre (1832-1907), es la que mayor atención recibe, tanto porque la distancia en el tiempo acrecienta su interés histórico como porque, a su pasión por la medicina, el primero de los Aguirre añadía sus aficiones por la política y la lingüística.

Como médico, destacó por su perfil higienista y preventivo. En una época en que la limpieza pública era un valor escaso, las epidemias constantes y la vacunación una excepción, Vicente Aguirre preconizó las ventajas del sol, la luz, el aire, el reposo y la buena alimentación. “Aires de Arrate y baños de Errotape”, como ironizó más tarde al respecto Toribio Echevarria.

Pero además de médico con los pies en el suelo y visita personalizada en una población donde la mitad de sus habitantes vivía en los caseríos, Vicente Aguirre desarrolló una destacada actividad política como republicano liberal y en una época convulsa, no en vano le tocó vivir revoluciones y cambios de sistemas políticos, como la instauración y caída de la primera república y la Tercera Guerra Carlista. Vicente Aguirre fue también un apasionado apologista del euskera, y sus ideas las recogió en Tentativas de reconstrucción de nuestro lenguaje natural (Eibar, 1898), con testimonios del euskera eibarrés de su tiempo.

Las primeras infraestructuras sanitarias

Ciriaco Aguirre (1872-1933) siguió a su padre como médico titular. Fue además inspector municipal de sanidad y director del Dispensario Antituberculoso. Precisamente, si la práctica médica de su padre Vicente se destacó por concienciar a la ciudadanía sobre la incidencia en la salud de la higiene, la alimentación y el entorno vital, la generación de Ciriaco orientó sus esfuerzos a la consecución de infraestructuras hospitalarias públicas, como fueron el Jardín de Convalecientes, la Galería Antituberculosa y el Sanatorio-enfermería.

Por lo demás, Ciriaco Aguirre siguió la senda de su padre en sus inquietudes políticas, e incluso llegó presentarse en varias elecciones, como candidato de la opción liberal republicana. De vocación renacentista, se implicó en las mil y una actividades culturales que Eibar conoció en el primer tercio del siglo XX.

Falleció en 1933 en la barra de la ría de Deba, cuando la embarcación en la que volvía de Mutriku perdió el rumbo y las sucesivas olas pudieron con ella. El accidente, en el que perdieron la vida 13 o 14 personas ante la impotencia de quienes les observaban desde la escollera, causó tal conmoción que 25 años más tarde aún se nos relataba con tintes de leyenda a la chavalería de la década de los cincuenta.

Los “argentinos”

La vida del ingeniero Vicente Aguirre y, sobre todo, de su familia, no es ya historia sino recuerdo para quienes tenemos más sesenta años. La guerra, el exilio, la vuelta de los “argentinos”... La elegancia y el saber estar de la viuda, Herminia Errasti, aún hoy entre nosotros a sus 88 años; el tono porteño de sus hijos Ciriaco, Gartxito y José Miguel, con quien compartí clase, pupitre y cuadrilla...

Con esmero y cariño

Los Aguirre de Eibar es, sin duda, una publicación austera, en la línea de la colección Eibarko Kuadernuak de la Comisión Municipal Ego Ibarra. Pero es una recopilación realizada con exquisito rigor y esmerado cuidado. Antxon Narbaiza hubiera cumplido con un trabajo más convencional, pero ha buscado el detalle y se ha tomado el trabajo de hacer dos textos distintos (uno euskera y otro castellano) con vida y lógica propias, sin el recurso facilón de la traducción. Antxon se encariña con sus personajes pero, al mismo tiempo, mantiene su criticismo característico. Todo un ejemplo del buen hacer.

etiketak:
Iruzkina gehitu

Erantzuna formulario hau betez utzi dezakezu. Formatua testu arruntarena da. Web eta e-posta helbideak automatikoki klikagarri agertuko dira.

Galdera: Idatzi zortzi zenbakiak erabiliz
Erantzuna:
Aurkezpena

Amatiño

Luis Aranberri Mendizabal