Edukira salto egin | Salto egin nabigazioara

Tresna pertsonalak

Eibarko peoria, San Blasa baino hobia
Hemen zaude: Hasiera / Blogak / Amatiño / Las vascas lo hicieron quince días antes

Las vascas lo hicieron quince días antes

amat 2006/03/18 00:10

Hace 75 años, el 1 de octubre de 1931, apenas seis meses después de que en abril se proclamara la República, el Congreso de los Diputados aprobó el derecho de voto de las mujeres por 161 votos a favor y 121 en contra. Las ciudadanas del Estado español conseguían así el derecho a ser electoras, siguiendo el camino previamente roturado por Nueva Zelanda (1893), Finlandia (1906), URSS y Reino Unido (1918), Alemania (1919) y Estados Unidos (1920). Las mujeres de Francia (1944) e Italia (1945) tuvieron que esperar algo más.

Todavía hace 75 no había ningún rubor social en defender abiertamente que la mujer no estaba preparada para la política y no faltaban quienes se mostraban a favor del derecho electoral de las mujeres siempre que fueran mayores de 45 años. Diputados como el republicano Manuel Ayuso no tenían reparo en dar por buena una doble discriminación sexista y racista: “los científicos estiman que, antes de esa edad crítica, las mujeres latinas no están perfectamente capacitadas”.

A la hora de la verdad, votaron a favor los socialistas, conservadores y nacionalistas y, en contra, los republicanos de izquierda, radicales y radical-socialistas. Aunque sorprenda, ni todos los que votaron a favor estaban convencidos de ello, ni todos los que votaron en contra lo hicieron porque fueran contrarios al voto femenino. Unos y otros sospechaban que la mujer española, analfabeta y clerical, incidiría en la derechización del voto. Unos buscaban que así fuera y otros trataban de evitarlo.

Fue así como los partidarios de la República se debatieron entre el principio de los derechos universales para todas las personas y la reivindicación política de asegurar la consolidación del sistema republicano. El socialista Indalecio Prieto aseguró que el sufragio de las mujeres era “una puñalada trapera para la República”; la también socialista Margarita Nelken insistió en que “en España poner el voto en manos de la mujer era realizar uno de los mayores anhelos del elemento reaccionario”, y la reconocida feminista y radical-socialista Victoria Kent se mostró partidaria de aplazar la cuestión para un momento más oportuno. Desde el campo intelectual, un pretendido liberal como el escritor Pío Baroja dijo que “las mujeres votarán a los curas... ¡Ni hablar¡”

En el ámbito del nacionalismo vasco, tampoco el PNV era ajeno a la división social existente, lo que le llevó a votar a favor pero no sin antes evitar en lo posible todo debate público. Los dirigentes del PNV no podían ser ajenos a la existencia en su entorno del movimiento femenino Emakume Abertzale Batza, y tanto el propagandista José de Ariztimuño como el diputado por Gipuzkoa, Jesús María Leizaola, justificaron el sufragio universal recordando el papel que desde tiempo inmemorial los antiguos fueros habían conferido supuestamente a la mujer vasca. Sin embargo, el poeta Lauaxeta recogió el sentir de la mente popular vasca de la época: Ludira etorri gara / uso-antzo, zeu, urrumarako / leoi-antzo, neu, gudatarako (hemos venido a la Tierra / a modo de paloma, tú, para el arrullo / a modo de león, yo, para la guerra).

Con todo, aunque las ciudadanas españolas consiguieron legalmente el derecho a voto en octubre de 1931, no pudieron ejercerlo hasta el 19 de noviembre de 1933, cuando se celebraron las siguientes elecciones generales. Sin embargo, los historiadores se equivocan de continuo cada vez que citan esa fecha como el día histórico en el que las ciudadanas españolas votaron por primera vez. Lo que nadie dice es que, dos domingos antes, concretamente el 5 de noviembre de 1993, se celebró en Alava, Bizkaia y Gipuzkoa el referéndum del Estatuto Vasco y las electoras alavesas, guipuzcoanas y vizcaínas se adelantaron quince días.

Según La Voz de Guipúzcoa, en Donostia “fue el domingo cuando, por primera vez en nuestra ciudad, se acercaron las mujeres a la urna, consultadas para la emisión de su voto a favor del Estatuto. Y la mujer respondió, acudiendo en mayor número que el masculino a primera hora, apenas quedaron constituidas las mesas a las ocho de la mañana”.

etiketak:
Iruzkina gehitu

Erantzuna formulario hau betez utzi dezakezu. Formatua testu arruntarena da. Web eta e-posta helbideak automatikoki klikagarri agertuko dira.

Galdera: Zenbat dira hogei ken bi? (idatzi zenbakiz)
Erantzuna:
Aurkezpena

Amatiño

Luis Aranberri Mendizabal